Entradas

BOE de prescripción enfermera:

Ya está aquí, y lo hemos leído. Y en esta entrada resumimos los puntos claves del RD1302/2018 .

¿Qué productos y cómo podremos prescribir?

Productos sanitarios y medicamentos sin receta médica. De forma autónoma, atendiendo a criterios de responsabilidad profesional.
Medicamentos de prescripción médica que no requieren de un diagnóstico médico ya que se trata de actuaciones enfermeras. Las enfermeras actuarán conforme a protocolos previamente establecidos entre los profesionales y las autoridades pertinentes. Tales como vacunas, material de curas de heridas, analgésicos, etc.
Los medicamentos sujetos a diagnóstico y prescripción médica. Después del diagnóstico y la prescripción médica, las enfermeras actuarán conforme a protocolos previamente establecidos entre los profesionales y las autoridades pertinentes.

¿Qué papel tienen los protocolos y guías de práctica clínica y asistencial?

Para la prescripción por parte de las enfermeras de medicamentos que requieran receta médica, se establece la creación de protocolos y guías de práctica clínica y asistencial que establecerán y delimitarán las bases de la actuación de todos los profesionales.
Estos protocolos y guías serán acordados en el seno de la Comisión Permanente de Farmacia del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, con la participación de las organizaciones enfermeras y médicas y validados por la Dirección General de Salud Pública, Calidad e Innovación del Ministerio de Sanidad , Consumo y Bienestar Social.


¿Cuándo estarán listos estos protocolos y guías?

El Real Decreto prevé un plazo máximo de dos años a fin de aprobar y validar estos protocolos y guías de práctica clínica y asistencial.

La disposición transitoria única establece que con carácter excepcional y hasta que se aprueben y validen los protocolos y guías de práctica clínica y asistencial o, en todo caso, hasta cumplirse el plazo máximo previsto para su aprobación, las enfermeras y enfermeras que hayan desarrollado funciones de indicación, uso y autorización de dispensación de medicamentos y productos sanitarios de uso humano como consecuencia de la aplicación de la normativa autonómica vigente sobre la materia, podrán seguir aplicando los referidos protocolos y guías en los términos establecidos en la normativa autonómica por la que accedieron al ejercicio de estas competencias.


¿Cómo se hará la indicación y dispensación?

Sólo se podrá hacer mediante orden de dispensación y deberá incluir sus datos de identificación, número de colegiado / a o, en el caso de órdenes de dispensación del SNS, el código de identificación asignado por las administraciones competentes o, en el caso que corresponda, la especialidad oficialmente acreditada.
En el caso de medicamentos sujetos a prescripción médica también se incluirá la información correspondiente al protocolo o la guía de práctica clínica y asistencial en la que se fundamenta.


¿Qué necesitará para poder prescribir?

Todas las enfermeras y enfermeros deberán acreditarse como prescriptores.

Los requisitos son:

En el ámbito general

Disponer del título de grado, diplomatura o ATS, o equivalente.

Acreditar una experiencia profesional mínima de un año o superar un curso de adaptación que la administración sanitaria ofrecerá de manera gratuita

En el ámbito de las especialidades

Disponer del título de grado, diplomatura o ATS, o equivalente.
Dispuesto del título de enfermera especialista
Acreditar una experiencia profesional mínima de un año o superar un curso de adaptación que la administración sanitaria ofrecerá de manera gratuita

¿Quién le acreditará?

El procedimiento para la acreditación de las enfermeras y enfermeros será regulado por las comunidades autónomas en el ámbito de sus competencias.

¿Cómo afecta a las matronas?

Las matronas tienen reconocidas las actividades para el diagnóstico, supervisión, asistencia al embarazo, parto, posparto o de recién nacido normal. Este RD se entiende sin perjuicio del RD 581/2017.

MIRADA ENFERMERA

La fotografía tiene el enorme potencial de transmitir mensajes y historias, de plasmar la realidad, de ser el vehículo para expresarnos y de poder emocionar al otro. Por ello creemos en la Mirada Enfermera como herramienta para transmitir una auténtica forma especial de mirar a una sociedad embriagada de imágenes. La fotografía tiene mucho que aportar a la enfermera porque todas necesitamos mirar para cuidar, cuidar a nuestros mayores, cuidar a los cuidadores. Mirar para captar necesidades, mirar para empatizar, para acompañar, mirar y caminar hacia la excelencia en los cuidados enfermeros.

La SEEGG apuesta por el cuidado de la Imagen y la Mirada Enfermera y por ello os presentamos esta sección que recogerá y compartirá noticias relacionadas, así como toda la información del Certamen Fotográfico anual que ya va por su 18º edición. En la web disponéis también de un Banco de imágenes con fotografías procedentes de los certámenes y de cesiones desinteresadas sobre la geriatría y la enfermería gerontológica. Por último, en la pestaña Documentos de interés tenéis a vuestra disposición un Consentimiento informado de cesión de derechos de imagen (para obtener el consentimiento al fotografiar a personas) y las normas de Cesión de fotografías al banco de imágenes de la SEEGG (para cualquier persona que quiera cedernos fotografías).

Os dejamos con la fotografía “Acompañar” con la que queremos trasladaros nuestros mejores deseos y que el trabajo, descanso y diversión se conjuguen a la perfección y os haga disfrutar de vuestro tiempo.

Un pequeño paso para el hombre, un gran paso para la Enfermería Geriátrica

Aunque es una mera declaración de intenciones, no podemos más que alegrarnos al leer: “En el ámbito del Servicio Aragonés de Salud, se crea la especialidad de Enfermera/o especialista en Enfermería Geriátrica, clasificada como profesión sanitaria de nivel diplomado con título de especialista en ciencias de la salud (subgrupo A2)”.

Desde el Servicio Aragonés de Salud se crea la categoría profesional y se le da potestad al Director gerente (a 5 de Julio) para llevar a cabo los cambios oportunos para poner en práctica lo que dice la orden. Ya sabemos que los especialistas deben convivir con los enfermeros generalistas, por eso en la SEEGG ya pensamos en que puestos, de qué manera se podía encajar esta figura de especilistas en geriatría dentro del ámbito asitencial.

En muchas bolsas de trabajo de ciertas comunidades (Valencia, Castilla La Mancha, Andalucía…), se abre la puerta a bolsas específicas para categorías de enfermeras especialistas en Salud Comunitaria, Salud Mental algunas o Pediatría, nos gustaría saber como está esta situación en tu provincia si nos estás leyendo? (deja un comentario)

Conocemos algunas iniciativas privadas de un centro de atención a enfermermos de Parkinson que han contratado una enfermera especialista en geriatría, o en la misma Fundación Matia, siendo éste un requisito imprescindible (el del título de especialista en geriatría).

Desde luego la prensa cada vez se hace eco de la necesidad de personal cualificado al cuidado de las personas mayores: en la vanguardia , por ejemplo o los muchos recortes de prensa que he leído en los últimos meses, que al parecer no hay enfermeras ni en Madrid, ni en Barcelona ni en Castilla La Mancha (que yo sepa) para cubrir las vaciones en residencias y Centros sociosanitarios… claro!! para empezar se paga mejor en los hospitales, y  como no se exige especialidad alguna las enfermeras que no tienen contrato (suelen ser recién salidas de las facultades) tienen mucho más interés por el paciente agudo.

Lo dicho, aunque es un pasito muy pequeño para el hombre, tal y como está la coyuntura social debemos tomárnoslo como un GRAN PASO PARA LA ENFERMERIA GERIATRICA!!!

Hay días en que pierdo la fe, pero hoy no!

Buenos días:

Hoy me voy a permitir el lujo de escribir una entrada más personal y subjetiva que otros días. Este último mes he impartido un curso para auxiliares de enfermería, TCAE,  auxiliares de geriatría y enfermeros. He tenido la oportunidad (como en otros cursos) de conocer gente estupenda, con ganas de realizar cuidados de calidad, preocupadas por  atención que realizan todos los días con los usuarios de residencias. Y ellas suelen contar: “tengo un paciente: Juan…” y yo enseguida las corto: No,no digas su nombre propio, aunque nadie aquí sabe quien es ni lo va a publicar pero….” Pero no es maravilloso que siempre se sepan sus nombres propios????

Sea el tema que sea el curso siempre salen a colación comentarios tipo “es que en mi residencia no hay…”, por ejemplo hablando de curas de úlceras en una residencia parece que no había disponibilidad de hojas de bisturí para los enfermeros que necesiten realizar un pequeño desbridamiento, o no hay grúas para movilizar adecuadamente, y sobre todo no hay suficiente personal. En este último curso tan  preocupadas estaban por el personal que tomé una hora del curso para explicarles lo que era el ratio y como se calculaba aquí en Cataluña. Ya os lo digo: hecha la ley, hecha la trampa.

Pero más grave aún es la sensación de inferioridad que tienen estos profesionales (me refiero a los del sector de las residencias en concreto) con respecto a los demás profesionales de la salud. Es decir ya no solo socialmente sino dentro de nuestro gremio se ve como menos relevante un auxiliar de enfermería que trabaje en una residencia al que trabaja en el hospital.

Bueno podríamos analizar motivos sociales, como lo hacemos cuando hablamos de maltrato a los mayores, y es verdad que socialmente es menos relevante tratar a un niño que a un viejo. Fácil, para tratar con niños hay perfectamente regulado una titulación universitaria y un grado medio para poder trabajar en una guardería, y los padres nos cuidamos mucho de saber que cualificación tienen los maestros de nuestros hijos, pero para trabajar en geriatría casi todo vale? Ya hemos comentado que no se ha reconocido la especialidad de enfermería en geriatría a nivel laboral. De hecho en España todavía hay comunidades autónomas que no reconocen las especialidad médica de geriatría, o incluso grandes Hospitales que no tienen esta especialidad (mucho menos los centros de salud, que esto si que es otra guerra política abierta). Si no que lo más grave y la mayor discriminación que recibimos en el sector residencial es lo que cobramos: GANAMOS MUCHO MENOS DINERO!

Creo que de aquí derivan muchos de los demás prejuicios que se hacen por otros profesionales de la salud y por la sociedad en su conjunto. Es fácil, si te pagan menos dinero es porque tu trabajo es menos relevante. No hacen lo mismo un auxiliar hospitalario que uno de una residencia? el primero tiene más medios y los pacientes tienen un enfermedad aguda pero los segundos tienen un ratio mucho mayor con menos complejidad (esto muy entre comillas).

A la vez que ocurre todo esto, cada vez hay más residencias con dificultad para mantener una plantilla adecuada y estable, los profesionales en cuanto pueden se van, y los directores y responsables de recursos humanos se extrañan??

Aquí hay mucha tela que cortar… el precio de una cama de residencia, el cambio de perfil del usuario desde la entrada en vigor de la ley de la dependencia mientras que no han cambiado los baremos, la privada, la concertada, la publica…. Hay días que pierdo la fe.

Y cuando explico todo lo anterior en los cursos, porque es nuestra realidad y creo que hay que ser sinceros; los alumnos me miran como pidiéndome un rayo de luz, una esperanza, algo que podamos hacer para cambiar en algo esta situación: este es el momento en el que pienso HOY NO ES EL DÍA DE PERDER LA FE!!

Entonces yo cuento que la fe mueve montañas, que la unión hace la fuerza, porque somo tantos que trabajamos en geriatría y no se nos reconoce, estamos tan desperdigados por la geografía en residencias, centros sociosanitarios, pequeños servicios a domicilio de un hospital o de un centro de salud… Yo he decidido colaborar a través de la SEEGG para poner mi granito de arena, vosotros?

Dedico este post a todos los trabajares buenos de geriatría y en especial a los maravillosos profesionales que me he encontrado en este último cuso! GRACIAS, porque cuando me hacéis esas preguntas pienso que: “Hay días en que pierdo la fe, pero HOY NO!

Curso pre-congreso de investigación

 ASPECTOS RELEVANTES PARA PUBLICAR ARTÍCULOS CIENTÍFICOS EN REVISTAS DE ALTO IMPACTO

Fecha: MIÉRCOLES día 11 de abril de 16 a 20 h

Lugar de celebración: Facultad de Enfermería de la Universidad de Girona.      C/Emili Grahit, 77 – 17071 – Girona

Dirigido a: Profesionales o alumnos que les interese la investigación. Sería recomendable que al menos tengan o estén en proceso de realizar alguna publicación (con impacto o sin impacto).

Inscripción: Acceso desde la página web del congreso

Precio:        Socios SEEGG o congresistas: 15€

No socios SEEGG o no asistentes al congreso: 20€
Por otra parte, los actuales criterios de acreditación del Profesorado Universitario y las Convocatorias de Proyectos Nacionales e Internacionales requieren que los artículos sean publicados en revistas con impacto, por lo que es esencial que los investigadores conozcan las principales medidas de impacto de la investigación científica y cómo buscar el impacto de las publicaciones. En la actualidad es impensable realizar una investigación y no compartir los resultados con la sociedad científica. La promoción de los resultados va a depender de la elección de una revista con un factor de impacto elevado, que acceda a publicar el manuscrito que resume los hallazgos de la investigación. Para conseguir que este tipo de revistas acepten los manuscritos, es conveniente conocer qué diferencias existen entre unas y otras, así como tener en cuenta las principales claves que los editores tienen en cuenta para elegir los mejores trabajos (temas de investigación, enfoque, objetivos de estudio, metodología usada, originalidad e interpretación de los resultados).

Por estos motivos sería interesante adquirir conocimientos relativos a las características de estas revistas para conseguir publicaciones de impacto elevado. Una forma adecuada de adquirirlos es realizando cursos, seminarios o talleres relacionados con el tema.

 

Objetivos que se pretenden con la actividad formativa

  • Potenciar las habilidades personales para elaborar artículos con impacto elevado.
  • Conocer las claves para publicar un artículo científico.
  • Conocer los indicadores de calidad de las revistas indexadas en JCR y SCR
  • Ser capaz de buscar el impacto de las publicaciones científicas.

Programa

 16:00 a 16:30 h: Revista Indexada con impacto. Bibliometría desde Scopus hasta Web of Knowledge. Factor de impacto y índice de impacto de las revistas.
o PROFESOR: Joan Carles Corney León, bibliotecario-documentalista. Universitat de Girona

• 16:30 a 17:30 h: Dónde publicar y Cómo seleccionar una revista indexada. Publicaciones JCR o SJCR (campo de la enfermería). Qué es el Open Acess.
o PROFESORA: Dra. Beatriz Rodríguez Martin. Profesor Contratado Doctor. Coordinadora del Grado en Enfermería de Talavera de la Reina Universidad de Castilla-La Mancha.

• 17:30 a 18:30h: Proceso de revisión: por pares. Cómo dirigirse y contestar a los editores y revisores
o PROFESOR: Dr. Josep Garre Olmo. Epidemiólogo del Instituto de Investigación Biomédica de Girona, profesor asociado del Departamento de Ciencias Médicas de la Universitat de Girona.

• 18:30 a 19:15 h: ¿Cómo evitar la dispersión de tu producción científica? Identificadores de autor y perfil de investigador (Orcid, ResearchID, ScopusAuthorID y GoogleScholar).
o PROFESORA: Irene Bosch, Bibliotecaria-documentalista – Biblioteca Universitat de Girona

• 19:15 a 20:00 h: ¿Es posible elaborar la bibliografía de tu artículo con un solo click? Funcionamiento del gestor bibliográfico Mendeley.
o PROFESORA: Anna Roca, Bibliotecaria-documentalista – Biblioteca Universitat de Girona

LMA: Más allá de la enfermedad

LMA: Más allá de la enfermedad es un espacio de encuentro y formación en el que pacientes y profesionales de diferentes ámbitos dialogan sobre temas de interés en torno a la leucemia mieloide aguda. En representación de la SEEGG, Virtudes Niño, vocal de la SEEGG por Castilla y León ha compartido vivencias con pacientes y profesionales. En el […]

Día Internacional de las Personas Mayores 2017

DÍA INTERNACIONAL DE LAS PERSONAS MAYORES 2017

El 1 de octubre 2017 se celebrará el  Día Internacional de las Personas Mayores. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el año 2025 la cifra de personas mayores de 60 años se duplicará, llegando a los 2.000 millones de ancianos en el 2050 a nivel mundial. Será la primera vez en la historia que la población mundial tendrá una expectativa de vida superior a los 60 años.

En España, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) se estima que en el 2020 el 20% de la población será mayor de 65 años, aumentando hasta un tercio del total en el 2050.

La Sociedad Española de Enfermería Geriátrica y Gerontológica (SEEGG), quiere contribuir a romper los prejuicios de la sociedad en referencia al envejecimiento y las personas mayores, compartiendo el lema de la OMS para el 2017: “Avanzar en el Futuro: Aprovechar los Talentos, las Contribuciones y la Participación de las Personas Mayores en la Sociedad”.

Con ello des de la SEEGG pretendemos hacer visible las Personas Mayores y promocionar todas las acciones que impliquen su participación, ayudando a enriquecer la sociedad.

 

ENLACE A LA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD (OMS):

http://www.who.int/features/factfiles/ageing/en/

Ayudar en los momentos difíciles, garantía de despedida digna para la persona

Por Susana Delgado

CASER

La atención y oferta de cuidados a las personas mayores a lo largo de los últimos años, ha sido partícipe de   una evolución casi natural, aunque a veces algo forzada por la demanda de la misma sociedad. Esa sociedad, que por un lado se presenta algo elitista e incapaz de afrontar las pérdidas, entre ellas la dependencia y muerte, y que a su vez continúa manteniendo el paternalismo para con sus pacientes y dependientes.

Es difícil dentro de las familias afrontar y avanzar en las fases del duelo descrito por Kubler- Ros (negación, ira, negociación, depresión y aceptación), cuando en los últimos años nos hemos decidido a apartar la muerte de nuestro entorno. Es curioso ver, cómo hemos pasado de velar a nuestros muertos en domicilio, a mirar a través de un cristal en tanatorios municipales o privados, y cómo se ha dejado de pasear el féretro, para transportar en coche completamente tintado, con el fin de no evidenciar lo que ha sucedido.

Hace poco tuve la ocasión de escuchar en una charla sobre “ Los cuidados en lo últimos momentos en Geriatría”, que si algo estaba científicamente comprobado en la sala era que iba a producirse exactamente un fallecimiento por cada uno de los presentes, nos confunde oírlo tan rotundamente, pero es una verdad absoluta, simplemente no queremos hacer frente a ella.

Este es un gran problema dentro de las familias actualmente, la muerte y la incapacidad se han dejado tan lejos, que pasamos años ignorándolas, y cuando se nos hace presente sale nuestro fuero interno de impotencia y descontrol ante algo que será si o si.

En los centros para personas mayores éste es uno de los problemas para afrontar diariamente, el fallecimiento, la dependencia extrema y los conflictos éticos. Cuando la muerte o deterioro cognitivo llama a la puerta de las familias y el residente presenta un deterioro cognitivo tendremos dos opciones, que la familia evolucione hacia la aceptación de lo que ha sucedido o está por suceder o que no evolucione. La diferencia queda en que si la familia llega a la aceptación luchará junto con el equipo por el único valor que queda en juego a defender que es el bienestar, confort, seguridad. Si el equipo no consigue que la familia evolucione hacia la aceptación y se queda en etapas anteriores entonces peleará por el valor vida. De modo que el conflicto entre valores se pone en marcha.

La otra opción que manejamos es de una familia que está en la negación y un paciente que está en la fase de aceptación, aquí el paternalismo reinante en nuestra sociedad hace que el moribundo pelee por el valor vida impuesto por sus seres queridos cuando él realmente querría luchar por el valor confort con el fin de poder morir de forma digna y tranquila.

En los dos supuestos, los equipos asistenciales están obligados a la negociación y búsqueda de cursos intermedios que salven el mayor número de valores y sacrifiquen el menor número de emociones, valores y sentimientos.

Existen pocas necesidades mayores que dar respuesta adecuada en una enfermedad terminal y no curable, a los sentimientos y emociones que derivan de esto y a las dudas y valores en juego, aquí es donde tiene cabida el Comité de ética.

El paternalismo, la autonomía, dignidad, vida, confort, libertad se enfrentan al final del camino, entre otras muchas cosas porque decidimos seguir luchando sin escuchar al moribundo, porque aceptar la muerte es aceptar nuestra debilidad y porque no estamos preparados para la frustración.

Lo peor de todo para todos es que nuestros mayores se irán, se alejarán para siempre, y negarlo obliga a una pelea a veces sin sentido, donde además no queda espacio para la comunicación, los abrazos, te quiero, gracias y adiós que deberían estar presentes en esa despedida.

Ser valientes en ésos momentos, buscar la mejor opción, escuchar a la persona no es fácil sin ayuda, buscarla es el principio de un buen final.

Relación asistencial humanizadora con los mayores

Por Francisco de Llano

Otra forma de exclusión

Hace tiempo que el eslogan “dar vida a los años” se convirtió en el el objetivo de quienes estábamos empeñados, de una u otra manera, en que nuestros Mayores gozaran de un envejecimiento activo y saludable. Hoy, sin embargo, muchos de nuestros Mayores se han convertido en un recurso económico para amortiguar los efectos de la crisis en sus respectivos núcleos familiares. Se pone así de manifiesto una nueva forma de exclusión de nuestros Mayores en el seno de la Comunidad, al no poder desarrollar otras actividades vitales dentro de la misma. Se origina, por ello, un regreso a situaciones de ansiedad y de rememoración silenciosa; disminuye la experiencia del crecimiento personal, significada en compartir sabiduría, en transmitir serenidad y riqueza espiritual; sobre la base a su vez del natural declive físico. Este fenómeno, además, no es algo aislado sino que tiene lugar en el marco de una cultura positivista que propicia el despojo físico, psicológico, social y moral.

Activar un proceso humanizador

Junto a las instancias políticas y socio-asistenciales en general, especial responsabilidad en esta causa compete a los profesionales de la salud, enfermeras, médicos y psicólogos, que no debemos cejar en nuestro empeño por ayudar a que los Mayores gocen de una aceptable calidad de vida, “vida a los años”. Nos referimos no sólo a la satisfacción de las necesidades básicas que se presentan ligadas al proceso de envejecimiento sino que, sobre todo en esta ocasión, aludimos a la satisfacción de las exigencias derivadas de la realización como personas de todos y cada uno de nuestros Mayores. Planteamos la necesidad de una cultura asistencial humanizadora por parte de las enfermeras y enfermeros involucrados en la atención a los Mayores; y entendemos por esta cultura estar dispuestos a activar un “proceso asistencial interactivo” que permita a nuestros Mayores pasar de unas condiciones de vida menos humanas a acondiciones de vida más humanas, teniendo en cuenta las fases de la vida en que se encuentre cada uno, su ámbito natural y las personas con las conviven.

Que aliente sus proyectos de vida

La cultura de una asistencia humanizada con los mayores conlleva que éstos puedan realizar, en la medida de lo posible, sus propios proyectos vitales. Los seres humanos somos simultáneamente aquello que somos y lo que anhelamos ser; esto a su vez nos proporciona sentimientos de alegría, de serenidad, de responsabilidad, de confianza para superar dificultades y problemas, y sentirnos por ello realizados. Ahora bien, este estado en la mayoría de nuestros Mayores fue más bien una esperanza, un impulso en su momento, un “algo” deseado pero no conseguido; por ello, esa cultura asistencial de la humanización ha de tener su origen en considerar que el proceso de autorrealización de cada uno de nuestros Mayores es lo prioritario, el objetivo a conseguir; pues, esa autorrealización de “algo” deseado pero no conseguido aún se muestra clínicamente como un impulso a la salud. Resulta entonces que, aunque parezca utópico favorecer tal impulso, lo que estamos haciendo es promocionar la calidad de vida de los Mayores, “vida a los años”. Asunto éste que, en buena medida, compete al cuidado enfermero.

Sin olvidar la zona de los sentimientos

Un cuidado humanizador, entonces, por parte de las enfermeras y enfermeros geriátricos y gerontológicos, tanto en su dimensión asistencial y educativa como en la científica y de gestión, conlleva especial sensibilización respecto de la condición humana y una adecuada aptitud para aproximarnos a los Mayores teniendo en cuenta sus vivencias concretas. Nuestra relación profesional con los Mayores no ha de ser, pues, de “puro funcionario” sino que también hemos de establecerla en la zona de los sentimientos.

No se sientan obsoletos

Según lo apuntado, no es el fenómeno en sí del envejecimiento o el de la dependencia que este puede acarrear lo que a nosotros nos vincula con los Mayores, no. Lo que de verdad justifica nuestra vinculación con ellos es ayudarles a superar el sentimiento de sentirse obsoletos, de que “no sirven para nada”, creyendo que sus vidas no tienen sentido. Este tipo de relación asistencial con los Mayores puede ponerse de manifiesto tanto en nuestra intervención con ellos para que desarrollen capacidades intelectuales como en la atención pertinente para el desarrollo de las actividades básicas para la vida diaria, y también cuando procuramos su mayor confort en los estadíos finales de la vida.

Y seamos profesionalmente efectivos

Junto al aprendizaje de las técnicas y de los métodos que nos pueden ayudar a desarrollar una cultura de la humanización y establecer así una relación verdaderamente saludable con nuestros Mayores, es importante que cada enfermera o enfermero del ámbito geriátrico y gerontológico reúna una serie de características que facilite la efectividad humanizadora de su trabajo; entre otras, podemos destacar el conocer y sentir profundamente nuestro propio devenir humano, el hecho de experimentarnos como personas en proceso de crecimiento, el no sentirnos en nada extraños a la condición humana, empeñarnos en un proceso de solución de los problemas, el no temer en nada a la vida sino sentir la alegría de vivir “a pesar de los pesares”, y sentir los cambios y el crecimiento no como amenazas sino como algo apasionante que nos reta a ser mejores personas y mejores profesionales.

Eventos

✖ No hay resultados

Lo sentimos, no hay entradas que coincidan con tu búsqueda.