El enfermero geronto-geriatra es un profesional con una sólida formación científica, filosófica y humanística, que suma conocimientos específicos de la geriatría y de la gerontología para prestar cuidados de enfermería de calidad a la persona mayor, familia y comunidad, supervisa al personal técnico y auxiliares, capacita a la familia y cuidadores, para optimizar en lo máximo la recuperación y rehabilitación del adulto mayo hasta su pronta reincorporación a su hogar y comunidad.

La competencia de la enfermera es: adquirir conocimientos, actitudes y habilidades que hacen saber estar en el ejercicio profesional. Dándole la vuelta al concepto, las competencias nos permiten saber para el caso por ejemplo, de las enfermeras geriátricas, cuales son las áreas de actuación, es decir lo que se puede o no hacer como enfermera. El ejemplo claro sería que en ningún caso la enfermería tiene entre sus competencias la del diagnóstico de una enfermedad, pero sí tiene la competencia del cuidado de la evolución de una enfermedad.

La Sociedad Española de Enfermería Geriátrica y Gerontológica como entidad profesional de Enfermería de ámbito nacional asume que, dado que en la actualidad la enfermería gerontogeriátrica se encuentra en un espacio de relevancia demográfica y sociosanitaria, las enfermeras que trabajan en residencias de ancianos, independientemente de la tipología de éstas, son responsables de la realización de su rol profesional desde las perspectivas asistencial, docente, investigadora y gestora

Para ello la SEEGG realizó mediante un grupo de trabajo un documento en el que se consensuaron las competencias de la enfermería geriátrica. Puedes descargarlo desde nuestros documentos técnicos.